SUSCRÍBASE

GRATIS

con solo ingresar su correo electrónico
28 Marzo 2019 / Medio Ambiente

PNUMA e inversores se unen a la búsqueda por reglas globales de relaves en minería

La iniciativa responde a la reciente tragedia en la mina Corrego do Feijão en Vale, Brasil, donde se colapsaron los relaves en enero y murieron unas 300 personas.

 

El ICMM está trabajando con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el grupo de Principios para la Inversión Responsable (PRI) sobre estándares globales para las presas de relaves.

 

El Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM), un grupo de la industria con sede en Londres que representa a 27 empresas importantes, dijo el miércoles que estaba trabajando con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y los inversores éticos para diseñar estándares globales para las presas de relaves.

 

La iniciativa responde a la reciente tragedia en la mina Corrego do Feijão en Vale, Brasil, donde se colapsaron los relaves en enero y murieron unas 300 personas.

 

Además del PNUMA, el ICMM también está trabajando con los Principios para la Inversión Responsable (PRI), un grupo que reúne a inversionistas éticos que supervisan inversiones por un valor de alrededor de $ 80 billones.

 

Actualmente no hay estándares globales establecidos que definan exactamente qué es un dique de relaves, cómo construir uno y cómo cuidarlo después de su cierre definitivo.

 

Hay alrededor de 3.500 presas de relaves en todo el mundo. A diferencia de los que se usan para construir reservorios o proyectos hidroeléctricos, las presas de relaves no suelen estar hechas de hormigón armado o piedra. La mayoría se construyen a partir del material de desecho que queda de las operaciones mineras, que, dependiendo del tipo de mina, pueden ser tóxicas.

 

Solo tres países en el mundo prohíben represas aguas arriba: Chile, Perú y ahora Brasil. Chile, el mayor productor de cobre del mundo, también regula la distancia mínima entre represas y centros urbanos. Pero la nación todavía tiene 740 depósitos de relaves, de los cuales solo 101 están activos, mientras que el resto está abandonado o inactivo, según datos de la agencia minera Sernageomin.

 

El ICMM, que anunció su intención de trabajar en estándares globales el mes pasado, cuenta entre sus miembros a las principales empresas, incluidas BHP, Rio Tinto, Glencore y la misma Vale.

SIGUENOS EN: