SUSCRÍBASE

GRATIS

con solo ingresar su correo electrónico
29 Marzo 2019 / Mantenimiento

Más mineros recurren a la desalinización en Atacama

La mina Zaldívar, que produjo 55,000 toneladas de cobre en 2017, ya está en pleno funcionamiento, pero el desarrollo futuro para extender sus operaciones hasta 2031 requeriría agua adicional, por lo tanto, la necesidad de acuerdos de vecindad.

 

La mina Zaldívar, que produjo 55,000 toneladas de cobre en 2017, ya está en pleno funcionamiento, pero el desarrollo futuro para extender sus operaciones hasta 2031 requeriría agua adicional, por lo tanto, la necesidad de acuerdos de vecindad.

 

La semana pasada, se informó que la minera chilena de cobre Antofagasta la esperanza de que pronto tendría en su poder un acuerdo con un compañero minero en la región de Atacama sobre el acceso al agua desalinizada.

 

Tal acuerdo es importante porque Antofagasta está en el proceso de desarrollar su mina de cobre Zaldívar en el norte de Chile, que es uno de los lugares más secos de la Tierra y también está densamente poblado con minas de cobre, grandes y pequeñas.

 

La mina Zaldívar es un proyecto de empresa conjunta 50-50 operado por Antofagasta con Barrick Gold, del cual Antofagasta compró su participación en 2015.

 

Según los informes, la compañía ha estado en negociaciones con la minera australiana BHP sobre el acceso al suministro de agua desalinizada de la empresa más grande porque Zaldívar no es lo suficientemente grande como para justificar su propia infraestructura de desalinización.

 

“Hemos estado negociando durante tres o cuatro meses, y estamos llegando al final de eso. Espero que lleguemos a un buen acuerdo ", dijo el vicepresidente de Administración y Finanzas de Antofagasta, Alfredo Atucha, en una entrevista con medios chilenos.

 

La mina Zaldívar, que produjo 55,000 toneladas de cobre en 2017, ya está en pleno funcionamiento, pero el desarrollo futuro para extender sus operaciones hasta 2031 requeriría agua adicional, por lo tanto, la necesidad de acuerdos de vecindad.

 

Por el lado de BHP, su principal activo en la región es la mina de cobre Escondida, la más grande del mundo. Atucha mencionó a BHP porque ambas compañías tienen las mismas preocupaciones.

 

“Estamos preocupados y trabajando en eso en conjunto con BHP. Creo que vamos a encontrar una buena solución. Hay una gama de opciones y la decisión tiene que ser ganar-ganar”.

 

También hay muchas otras minas de cobre en la región, es una jurisdicción de primer nivel con muchos depósitos de metales rojos para circular, pero como desierto, el agua siempre es un punto de conflicto.

 

Lobo Tiggre, de Independent Speculator, dijo a Investing News Network que para la minería, el agua es tan esencial como la energía.

 

“No existe un método de procesamiento de minas a gran escala que no requiera agua. Necesitas lo máximo para las operaciones de lixiviación en pilas, pero es tan esencial para el procesamiento de tanques de lixiviación o flotación”.

 

Su importancia fue resumida sucintamente por Tiggre como "no hay agua, no hay minas".

 

Antofagasta y BHP están buscando notablemente aumentar el uso de agua en el área aprovechando los suministros locales de agua.

 

Están lejos de los únicos en la mesa. La región de Atacama también cuenta con la minería de litio en el sector de recursos, otra operación que consume mucha agua en una región donde el agua es un producto valioso, no solo para los mineros sino también para las comunidades locales y los agricultores.

 

Tiggre dijo que es poco probable que los proyectos en el norte de Chile estén completamente paralizados por las tensas negociaciones sobre el agua entre las compañías mineras y las comunidades cerca de donde operan.

 

“(Las comunidades en Chile) están muy familiarizadas con la minería. Saben que expresar temor por los suministros de agua les da mucho poder en las negociaciones con las empresas. En tales circunstancias, todo se trata de la compensación. Ahí hay agua, pero hay que pagarla y pagar a quienes no la reciben para que no estén demasiado fuera de forma”.

 

Dijo que el peligro que representan las comunidades locales que se ven a menudo en las jurisdicciones mineras menos maduras es poco probable en Chile.

 

"He visto que los proyectos de exploración se detuvieron en Perú, después de que activistas de ONG mintieron a los aldeanos, diciéndoles que la perforación de exploración envenenaría las aguas subterráneas y mataría su ganado. Entonces, los lugareños preocupados por su agua pueden ser un éxito seguro”.

 

La desalinización es una solución alternativa a esos obstáculos, pero no necesariamente más barata.

 

Es una solución a las negociaciones prolongadas con los gobiernos locales y las comunidades en áreas donde el agua es una cuestión de vida o muerte, aunque Tiggre dijo que si bien es más fácil que las negociaciones, no es en absoluto menos costoso.

 

“Pero si los lugareños simplemente se niegan [a negociar], la desalinización puede ser la única opción. Lo que significa que el proyecto debe ser lo suficientemente rico como para soportar el gasto de capital adicional y el gasto operativo”.

 

Escondida es sin duda lo suficientemente rica como para respaldar una inversión en desalinización, pero según la propia admisión de Antofagasta, Zaldívar no es lo suficientemente grande como para justificar el esfuerzo.

 

Otra minera en la región, la canadiense Teck Resources, dejó en claro en su informe de sostenibilidad que reducir el consumo de agua es una prioridad clave en Chile, donde tiene su Las operaciones de Quebrada Blanca y su proyecto Quebrada Blanca Fase 2 (QB2) en las obras.

 

QB2 ha estado funcionando desde fines de 2018 cuando Teck le vendió una parte a Sumitomo. Teck ha destacado en su cobertura del proyecto que busca eliminar el agua dulce de sus operaciones completamente a través de su propia infraestructura de desalinización.

 

"(QB2 tendrá) el primer uso a gran escala de agua de mar desalinizada en la región de Tarapacá para eliminar el uso de agua dulce en las operaciones", dice la compañía en su anuncio del proyecto.

 

Tener ese tipo de capacidad no es algo para estornudar; Para obtener agua de mar del Océano Pacífico a QB2, la empresa debe construir un conducto de agua desalinizada de 165 kilómetros junto con su conducto de concentrado.

 

SIGUENOS EN: