SUSCRÍBASE

GRATIS

con solo ingresar su correo electrónico
5 Junio 2019 / Economía

Crecimiento económico global bajó a 2.6% en 2019

El crecimiento de la economía emergente y en desarrollo se ve limitado por una inversión lenta, y los riesgos se inclinan a la baja.

 

En particular, el crecimiento del comercio mundial en 2019 se ha revisado hasta un 2,6%, ligeramente por debajo del ritmo observado durante la desaceleración comercial de 2015-2016 y el más débil desde la crisis financiera mundial.

 

Se pronostica que el crecimiento económico mundial se reducirá a un 2,6% más débil de lo esperado en 2019, antes de avanzar hasta el 2,7% en 2020, según el Banco Mundial en sus Perspectivas económicas mundiales de junio de 2019: aumento de las tensiones, inversión tenue.

 

Según el Banco Mundial, el crecimiento mundial en 2019 se ha rebajado 0.3 puntos porcentuales por debajo de los pronósticos anteriores, reflejando un comercio e inversión internacional más débil de lo esperado al inicio de este año.

 

Se espera que el crecimiento en los mercados emergentes y en las economías en desarrollo se estabilice el próximo año, ya que algunos países superan los períodos de presión financiera, pero el impulso económico sigue siendo débil, según el informe.

 

El crecimiento de la economía emergente y en desarrollo se ve limitado por una inversión lenta, y los riesgos se inclinan a la baja. Según el Banco Mundial, estos riesgos incluyen el aumento de las barreras comerciales, la tensión financiera renovada y la desaceleración más brusca de lo esperado en varias economías importantes. Los problemas estructurales que asignan incorrectamente o desalientan la inversión también influyen en las perspectivas.

 

En particular, el crecimiento del comercio mundial en 2019 se ha revisado hasta un 2,6%, ligeramente por debajo del ritmo observado durante la desaceleración comercial de 2015-2016 y el más débil desde la crisis financiera mundial.

 

"Un crecimiento económico más fuerte es esencial para reducir la pobreza y mejorar los estándares de vida", dijo el presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass, en un comunicado de prensa.

 

“El impulso económico actual sigue siendo débil, mientras que el aumento de los niveles de deuda y el crecimiento moderado de la inversión en las economías en desarrollo están impidiendo que los países alcancen su potencial. Es urgente que los países realicen reformas estructurales significativas que mejoren el clima de negocios y atraigan inversiones. También deben hacer que la gestión de la deuda y la transparencia sean una alta prioridad para que la nueva deuda se agregue al crecimiento y la inversión ", agregó Malpass.

SIGUENOS EN: