SUSCRÍBASE

GRATIS

con solo ingresar su correo electrónico
16 Junio 2018 / Economía

Acreedores laborales e inversores chinos comprarán activos de Doe Run Perú

Gremio de trabajadores informó que un consorcio chino se ha comprometido a aportar US$112,3 millones para realizar dicha adquisición.

 

Complejo de La Oroya se ubica en Junín, y Unidad Cobriza está en Huancavelica: (FOTO / FUENTE: El Comercio)

 

Tras nueve años de incertidumbre, el último jueves en la Oroya (Junín) se realizó una asamblea extraordinaria, donde se supo que los acreedores laborales de Doe Run Perú lograron conseguir, de inversionistas chinos, el capital que necesitaban para adquirir los dos activos principales de la compañía minera: el Complejo Metalúrgico de La Oroya (CMLO) y la Unidad Minera Cobriza (UMC).

 

La asociación de trabajadores dio a conocer que un consorcio chino se ha comprometido a aportar US$112,3 millones para comprar ambas unidades productivas. El precio final de compra será de US$139 millones, lo que significa que los acreedores laborales tendrán que aportar US$29 millones, respaldados con los activos que se les adeudan.

 

Uno de los representantes de la unión gremial, Luis Castillo, adelantó el nombre de una de las empresas chinas: Samsel Group, cuyo director ejecutivo es Luis San Martín. Asimismo, trascendió que la otra empresa sería Shunxing International Group, que tiene sede en Hong Kong.

 

Prórroga de pago

 

Como se recuerda, el 13 de junio fue el plazo límite fijado para que la junta de trabajadores consiga el financiamiento requerido. Sin embargo, avalados por uno de los estatutos, solicitaron ese mismo día la ampliación de dicho plazo.

 

"El martes 13 de junio a las dos de la tarde, cuando vencía el plazo, los trabajadores, acogiéndose a la prórroga para el pago, presentaron al Ministerio de Energía y Minas el pedido respectivo, que será tratado en la junta de acreedores del 2 y 5 de julio", señaló Juan Cangalaya, asesor de los acreedores laborales.

 

Además, explicó que la carta vino sustentada con la presentación de la fuente de inversión y la oferta vinculante e irrevocable de esta, que les permitirá pagar el saldo del precio, tanto de la UMC como del CMLO. Los trabajadores dan por descontado que se les aprobará la prórroga.

 

Es conveniente saber que el nuevo inversionista no solo se ha comprometido a reanudar los circuitos de zinc y plomo del CMLO, sino también a construir 3 mil viviendas para trasladar a los habitantes de La Oroya antigua hacia un lugar más salubre.

SIGUENOS EN: