SUSCRÍBASE

GRATIS

con solo ingresar su correo electrónico
06 Agosto 2018 / Editorial

Las iniciativas de desarrollo sostenible que representa el proyecto Quellaveco para el Perú

 

El Gobierno y la empresa privada establecieron compromisos en favor de la economía, el medioambiente y la mejor calidad de vida de la población.

 

Luego de seis años de gestiones y diálogos, se pondrá en marcha en el Perú uno de los yacimientos de cobre aún no desarrollados más grandes y atractivos del mundo, que producirá anualmente alrededor de 300 mil toneladas por un periodo inicial de 30 años, tendrá una inversión aproximada de 5 mil 300 millones de dólares y traerá consigo un gran impulso para la economía nacional, así como beneficios para el desarrollo sostenible de la macro región sur del país.

 

A cargo del consorcio conformado por Anglo American y Mitsubishi, Quellaveco, es un megaproyecto de cobre y molibdeno localizado en las inmediaciones del valle del río Asana a 3 mil 500 metros sobre el nivel del mar en el distrito Torata, dentro de la provincia Mariscal Nieto en la región Moquegua, al sur del Perú.

 

Además de las grandes inversiones y la importancia que representa este proyecto, como peruanos, nos interesa conocer qué programas para el desarrollo promoverá esta iniciativa.

 

En tal sentido, el Fondo Quellaveco, creado por la transnacional minera Anglo American, desde 2011 ha dispuesto 10 millones de dólares para financiar 30 programas de salud, agricultura y educación con el propósito de impulsar el desarrollo sostenible y mejorar la calidad de vida de la población de Moquegua.

 

También, vale destacar que durante las diferentes etapas del proyecto más de mil millones de soles serán entregados a dicha región a través del Fondo de Desarrollo de Moquegua, como parte de un proceso de 18 meses que culminó a mediados de 2012, donde 31 autoridades y representantes de instituciones junto a la población moqueguana acordaron 26 compromisos en favor de la gestión del agua, el cuidado del medio ambiente y la responsabilidad social.

 

Como parte de estas iniciativas, el proyecto no utilizará agua destinada a la población, agricultura o ganadería, ya que el 80 por ciento de este recurso provendrá del rio Titire, que contiene agua no apta para el consumo por sus altos niveles de sales, boro y arsénico, por ser de origen volcánico. El 20 por ciento restante provendrá de la presa Vizcachas que se está construyendo en la zona altoandina de la región.

 

Es importante recalcar que no se usará el agua del río Asana. Para lograr este propósito, se viene construyendo un túnel de ocho kilómetros de longitud y la barrera Asana, para asegurar que las aguas de dicha fuente no entren en contacto con los trabajos de construcción de la mina ni con la posterior operación.  

 

Además, el proyecto Chilota – Chincune abastecerá 650 litros de agua por segundo para la agricultura de la región. Con ello, se irrigarán las Lomas de Ilo para incrementar mil 750 hectáreas de cultivo, siendo fuente de miles de empleos directos e indirectos.

 

En lo que respecta al ámbito laboral, Quellaveco generará 9 mil puestos de trabajo en el transcurso de cuatro años, durante su etapa de construcción, y abrirá un nicho de 2 mil 500 empleos en lo que respecta a su etapa de operación.

 

Desde 2010, se han implementado diversos programas de capacitación y asesoría técnica para más de 2 mil empresarios y emprendedores de la localidad. Muchos proveedores locales han sido incorporados a la cadena de suministros de Anglo American Quellaveco, superando desde 2013 los 118 millones de dólares en compras de bienes y servicios a empresas locales.

 

También, destacan diversos programas como la implementación de un plan de manejo de especies de flora y fauna identificadas en áreas colindantes a sus operaciones y dentro de los límites de los terrenos de su propiedad, así como la conservación o protección de las especies Queñua y Guanaco existentes en la cuenca alta del río Asana, entre otras intenciones que definitivamente tendrán un impacto positivo en la macro región sur.

 

Finalmente, es preciso saber que el proyecto cuenta con un elevado nivel de aceptación por parte de la comunidad que se encuentra dentro de su ámbito de influencia.

 

No nos cabe duda que, de acuerdo a los compromisos establecidos por el Gobierno y el consorcio formado por la compañía británica y la firma japonesa, los recursos económicos que genere este megaproyecto cuprífero al país serán destinados a mejorar la salud, el sustento y la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

 

En conclusión, se pone en marcha otra gran propuesta de crecimiento para el Perú, gracias al acuerdo logrado entre el Estado, la población y la empresa privada, que de manera conjunta se encuentran trabajando para promover el progreso económico y el desarrollo sostenible, desde el valle del río Asana hasta los confines de nuestro territorio nacional.

SIGUENOS EN: