SUSCRÍBASE

GRATIS

con solo ingresar su correo electrónico
28 Octubre 2018 / Medio Ambiente

Dos consorcios adaptan equipos mineros para que utilicen hidrógeno verde como combustible

Ambas iniciativas tecnológicas buscan impulsar el ingreso de nuevas fuentes de energía en la industria minera, para luego enfocarse en la producción. El objetivo es que Chile sea un polo mundial de hidrógeno cero emisión en el corto plazo.

 

Mediante la iniciativa Corfo espera impulsar la introducción de nuevas fuentes de energía en la industria minera.

 

La Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), cofinancia dos consorcios tecnológicos que buscan adaptar los camiones de extracción y los equipos móviles de la minería, a una combustión dual petróleo-hidrógeno y a celdas de combustibles, respectivamente. En lo que es el primer paso para transformar a las regiones de Antofagasta y Atacama en líderes mundiales de la producción verde de hidrógeno verde, combustible económicamente competitivo que no genera dióxido de carbono (CO2).

 

Desde Corfo explican que como parte de la hoja de ruta del Programa de Energía Solar, ha venido coordinando esfuerzos para visibilizar esta oportunidad para la transformación productiva del país y ha iniciado el camino de las iniciativas de desarrollo tecnológico e innovación a través de programas o consorcios tecnológicos, integrados por destacadas universidades y empresas.

 

Mediante estos esfuerzos, la Corporación espera impulsar la penetración de nuevas fuentes de energía en la industria minera y generar la demanda de hidrógeno verde, para luego poder enfocarse en la producción. Es así que en la actualidad entrega cofinanciamiento a dos consorcios.

 

El primero de estos consorcios, según informaron desde Corfo, busca adaptar la operación de los camiones de extracción minera (Caex) hacia una combustión dual con sustituciones del uso de diésel por sobre del 50%, mediante el reequipamiento, demostrando la viabilidad técnica y económica de soluciones tecnológicas de mezclas de hidrógeno y diésel, mediante el desarrollo de ensayos y prototipos industriales, así como pruebas en condiciones industriales reales, que proveerán los antecedentes empíricos necesarios para su posterior empaquetamiento y escalamiento comercial.

 

El segundo consorcio aborda, a través de un portafolio de proyectos, el desafío de adaptar equipos móviles como cargadores frontales de la minería subterránea hacia la electromovilidad basada en celdas de combustibles y desarrollar tecnologías adecuadas a las condiciones de la industria minera, en cuanto a sus requerimientos de potencia, durabilidad y rendimientos esperados y de forma de reducir tanto los costos de los combustibles como de ventilación de las minas.

 

 

SIGUENOS EN: