15 años al servicio de la minería

SUSCRÍBASE

GRATIS

con solo ingresar su correo electrónico
30 Marzo 2019 / Medio Ambiente

La compañía minera de Vancouver Eco Oro demanda a Colombia por la protección del humedal de Santurbán

Si bien Eco Oro afirma haber invertido US $ 250 millones en el proyecto, está buscando US $ 764 millones como compensación por la cancelación del proyecto.

 

En marzo de 2016, Eco Oro anunció que no podría llegar a un acuerdo con el gobierno colombiano y que llevaría la disputa al arbitraje internacional.

 

La compañía minera con sede en Vancouver Eco Oro Minerals Corp. ha perseguido durante mucho tiempo su proyecto de mina de oro y plata Angostura, ubicada en el departamento de Santander (provincia) en Colombia. La mina se habría situado en Santurbán Páramo, un ecosistema de humedales de gran altitud que sirve como fuente vital de agua potable para aproximadamente dos millones de personas en la ciudad de Bucaramanga y las áreas circundantes.

 

Es útil revisar una línea de tiempo del controvertido proyecto.

 

Su historia se remonta a 1994, cuando Eco Oro (entonces llamada Greystar Resources) comenzó su exploración en el área. El Centro de Derecho Ambiental Internacional (CIEL) señala que "el interés inicial de Eco Oro en el proyecto de la mina Angostura se produjo en medio de la decisión del entonces presidente Álvaro Uribe de otorgar a las empresas extranjeras permisos de minería exploratorios limitados".

 

El CIEL también señaló que "estos permisos permiten la exploración, pero no la extracción, a menos que se otorguen permisos ambientales". Destaca que "la ley colombiana prohíbe la minería dentro de los límites del páramo [pero] muchas empresas han intentado explotar este lenguaje ambiguo para llevar a cabo proyectos mineros perjudiciales".

 

Mongabay informa que "el Gobierno colombiano rechazó la evaluación de impacto ambiental de [Eco Oro] en 2009 y nuevamente en 2011. Eco Oro cambió su enfoque de una mina a cielo abierto a una mina subterránea propuesta". CIEL agrega: "Desde 2010, el Comité para la Defensa del Agua y Santurbán Páramo, una coalición cívica diversa compuesta por 40 grupos, se han opuesto al proyecto minero".

 

El Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez (CCALCP), que recibe acompañamiento de protección del Proyecto Internacional de Brigadas de la Paz-Colombia, es uno de esos grupos que ha trabajado con este comité en defensa del páramo. En 2012, el Comité para la Defensa del Agua y Santurbán Páramo presentaron una queja sobre el proyecto al ombudsman, asesor de cumplimiento, un mecanismo de recurso para los proyectos financiados por la Corporación Financiera Internacional, el brazo de préstamos privados del Banco Mundial.

 

Esa queja se realizó en colaboración con CIEL, Mining Watch Canada y la Asociación Interamericana para la Defensa del Medio Ambiente (AIDA). En enero de 2013, en un claro contratiempo para la mina, el Ministerio de Medio Ambiente de Colombia declaró el páramo de Santurbán como Parque Natural Regional.

 

Luego, en febrero de 2016, el tribunal constitucional de Colombia dictaminó que la minería en los páramos era ilegal.

 

El Bogota Post informó: "Anteriormente, las empresas habían estado operando bajo una laguna legal que eximía las licencias de minería emitidas antes de febrero de 2010. El tribunal consideró estas excepciones como" inconstitucionales "y citó la importancia ecológica de los páramos, incluida su función de proporcionar el 85 por ciento de El agua potable del país”.

 

El tribunal constitucional también dictaminó, con respecto a una impugnación presentada por el Comité y el Colectivo de Abogados, que el Ministerio de Medio Ambiente violó el derecho de la comunidad a la participación y al debido proceso.

 

En ese momento, El Espectador informó (en español) que "a pesar de que el Comité había solicitado en noviembre de 2013 que se celebrara una audiencia pública, antes de la demarcación de Santurbán, nunca se celebró y, en cambio, el Ministerio de la El ambiente se limitó a escuchar a algunos actores, como las empresas mineras, pero no a la comunidad en general”.

 

En marzo de 2016, Eco Oro anunció que no podría llegar a un acuerdo con el gobierno colombiano y que llevaría la disputa al arbitraje internacional.

 

Mongabay informa: "La compañía argumentó que Colombia violó sus obligaciones en virtud del Acuerdo de Libre Comercio entre Canadá y Colombia cuando el estado implementó medidas para proteger al Páramo Santurbán, limitando las perspectivas de futuro de la compañía".

 

En agosto de 2016, la Agencia Nacional de Minería de Colombia emitió una decisión contra Eco Oro dada la decisión del tribunal constitucional de febrero de 2016. Para diciembre de 2016, la Corporación Financiera Internacional se deshacía de Eco Oro.

 

En marzo de 2018, Eco Oro presentó un memorial sobre los méritos de este caso ante el Centro Internacional para la Solución de Controversias de Inversiones del Banco Mundial (CIADI).

 

Si bien Eco Oro afirma haber invertido US $ 250 millones en el proyecto, está buscando US $ 764 millones como compensación por la cancelación del proyecto.

 

El 27 de febrero de 2019, el Centro de Derecho Ambiental Internacional señaló en un comunicado de prensa: "El Centro Internacional para la Solución de Controversias en materia de Inversiones del Banco Mundial se negó a aceptar un Amicus Curiae que debía presentar el Comité para la Defensa del Agua y El Páramo de Santurbán y organizaciones internacionales afines".

 

SIGUENOS EN: