15 años al servicio de la minería

SUSCRÍBASE

GRATIS

con solo ingresar su correo electrónico
20 Mayo 2019 / Editorial

Minería en literatura: la vida del minero plasmada en cuentos y novelas

Escritores de la talla universal de César Vallejo y Andrés Sabella han logrado integrar parte de la realidad minera en libros de ficción con enormes dosis de realismo. 


No es nada nuevo decir que la minería ha sido la industria protagonista en la historia del desarrollo del país y que su universo, con tantos niveles y subniveles sociales y políticos, ha influenciado en la creatividad imaginativa de varias generaciones de escritores, haciendo que muchos de ellos no solo se interesen por el sector de forma pasiva, sino que también escriban importantes obras literarias que reflejan las vivencias del obrero minero en su centro de trabajo.

 

Libros de resonancia histórica como El tungsteno de César Vallejo o de semblanza contemporánea como los Cuentos de la mina del escritor boliviano Víctor Montoya, son claros ejemplos de cómo la industria minera ha calado hondo en el imaginario universal. Desde una calidad tanto retórica como estructural, estas ficciones hacen todo un mapeo de las vidas pampinas que, en apariencia, parecen olvidadas por el grueso de la población, aunque no por la sensibilidad de estos artistas de las letras.

 

Basta pensar en El laberinto del pecado, Voces del socavón, Sewell o Sub Terra: cuadros mineros para ver el gran interés de los autores, quienes se sienten fascinados por las leyendas, mitos, misterios, los hechos históricos y el contexto sociopolítico del sector minero. Algunos escritores, como César Vallejo en El tungsteno se introducen dentro de la tradición oral de los Andes y versifican desde el lenguaje la realidad que se vive día a día en la mina. Por ejemplo, como breve sinopsis, El tungsteno cuenta (desde la imaginación) la historia de la empresa norteamericana Mining Society tras adueñarse de las minas de tungsteno de Quivilca, situada hipotéticamente en alguna localidad no identificada del Cusco. En esta novela, Vallejo hace una denuncia contra los peligros de la penetración imperialista en el Perú, la cual comete abusos, tropelías y una serie de crímenes contra la población local.   

 

 

¿Qué son los KPI y cuál es su importancia en el sector minero?

 

 

Por el lado contrario, Cuentos de la mina del escritor boliviano Víctor Montoya se adentra en una tradición fantástica, en la que juega con cuestiones mucho más míticas y surrealistas. Así, en cada uno de sus cuentos, Víctor Montoya revisa la vida cotidiana de los trabajadores mineros y los pobladores del altiplano, la cual está atravesada de forma casi natural por los mitos y leyendas de las culturas del Ande. Cuentos que se pierden entre la realidad y la imaginación más exaltada, y que exponen el lado de los sueños y la fantasía del contexto minero en el campo. Dentro de este interesante libro, puede hallarse elementos culturales que están ligados  a las tradiciones y mitos ancestrales como la Wilancha, una ceremonia que consiste en sacrificar una llama blanca para luego, en actitud de ofrenda y gratitud, rociar con su sangre a la Pachamama (la tierra) y el paraje del río.

 

Desde un aspecto más realista, el escritor Avelino Bazán presenta Voces del socavón, libro de cuentos que fue escrito cuando el autor estuvo encerrado en la cárcel de Gorriti. Estos relatos abordan las vivencias de obreros y pobladores en la Mina El Aguilar, desde una visión optimista y de gran mensaje moral, en la que la figura del minero se alza no como una amenaza, sino como una esperanza para el poblador rural. Según palabras del autor, “estos cuentos son una revelación de mi subconsciente, en cuya hondura sobrevivieron las mejores historias de la comunidad minera del Perú en mis épocas de dirigencia sindical”.

 

 

Entérate aquí cuál es el esquema de la Responsabilidad Social en Minería

 

 

Habría que pensar también en algunos de los cuentos de Enrique López Albuajr o en algunos poemas de Martín Adán para buscar en la literatura peruana el tema de la minería en el imaginario literario. Sin embargo, otras naciones como Ecuador, Bolivia o México tienen a la vez su propia literatura que aborda esta temática. Pero quizá sea Chile el país que haya creado la obra maestra de este género: Norte Grande, clasificada por la crítica como una epopeya de las salitreras españolas, cuyo protagonista es la pampa, la misma mina, que da a conocer al lector dramáticas e icónicas historias de los obreros con un sentido social y poético. Su autor, el periodista Andrés Sabella, vivió como corresponsal dentro de las minas por más de tres años, siendo testigo del día a día de la actividad minera y compenetrándose con el obrero a tal grado que, en uno de sus artículos, los llamó “hermanos de vida y sangre”. 

 

Finalmente, cabe resaltar que estas grandes novelas y cuentarios lograron alcanzar resonancia y popularidad no solo por la calidad artística, sino también por el entramado vital de su concepción: el valor moral del minero. De modo que cada uno de estos libros son recomendables propuestas literarias que valen la pena leer, repasar y compartir. 

SIGUENOS EN: