SUSCRÍBASE

GRATIS

con solo ingresar su correo electrónico
17 Julio 2019 / Opinión

Una Química verde para el proceso de flotación de cobre

El uso de biosólidos podría reemplazar el 50% del colector principal y este insumo proviene de plantas de tratamiento de aguas residuales, el costo principal está relacionado con el transporte de los biosólidos a la planta de operación.

 

 

ESCRIBE: Dr. José Luis Salazar N.

Consultor en CAMIPER Escuela de Altos Estudios

 

 

La creciente demanda de metales en los mercados emergentes ha llevado a un mayor uso de productos químicos y reactivos en el procesamiento del mineral, lo que aumenta los costos operativos y la considerable preocupación ambiental por los efectos que estos aditivos podría generar. En general, los productos químicos y los reactivos utilizados en los procesos de flotación involucran especialmente altos costos de manejo y eliminación debido a su “naturaleza peligrosa”, pero hasta ahora, se han realizado pocos estudios para buscar posibles alternativas.

 

En la tendencia por desarrollar procesos más económicos y ecológicos, estos materiales peligrosos podrían reemplazarse a partir de subproductos o desechos producidos por otro sector industrial. Recientes trabajos y avances han permitido incorporar a nivel de escala piloto, el uso de biosólidos[1], los que serían más baratos y más ecológicos que los espumantes y colectores químicos, y han probado éxito, a nivel de estudio piloto, en su acción en los procesos de flotación.

 

Estas valiosas alternativas han abierto las posibilidades para una innovación de producto y de proceso, destacando los desarrollos que están estudiando con un conjunto de connotados investigadores de diversas nacionalidades, pero aún es necesario analizar algunos aspectos operacionales, como la compensación entre las tasas de eliminación y la cinética de flotación de la espuma.

 

Ahora, si consideramos los aspectos económicos, podríamos mencionar que el colector principal utilizado en los procesos de flotación de espuma tiene un costo promedio de mercado de 3 USD/kg. Como ejemplo, si se procesan 125.000 t/día de mineral de sulfuro de cobre mediante procesos de flotación por espuma y se utilizan 50 g/t de colector principal en la etapa de concentración, entonces se requieren 6.250 kg/día de colector y un costo cercano a los 18.750 USD/día.

 

Si suponemos un caso base, en que el uso de biosólidos podría reemplazar el 50% del colector principal y este insumo proviene de plantas de tratamiento de aguas residuales, el costo principal está relacionado con el transporte de los biosólidos a la planta de operación. Por lo tanto, en este caso, los costos ahorrados podrían alcanzar alrededor de los 9.000 USD/día.

 

Estos resultados a nivel preliminar resultan muy auspiciosos, pero requieren de una acertado y adecuado desarrollo del modelo de negocios que potencie la sustentabilidad del proyecto y del proceso, pero que, a todas luces, permitiría transformar la minería tradicional, en una minería muchos más verde, con las innegables ventajas que este efecto provocaría.

 

¿Por qué los biosólidos son importantes en las operaciones mineras? Porque su uso podría llegar a reducir costos de hasta US$9.000 al día”.

 

 

[1] Residuos orgánicos sólidos, semisólidos o líquidos que resultan del tratamiento de las aguas residuales procesadas en las Plantas de tratamientos

 

SIGUENOS EN: